martes, 13 de junio de 2017

Y se iba a poner peor, ocho minutos después de encajar




Y se iba a poner peor, ocho minutos después de encajar el primer gol, de nuevo Gianniotas iba a hacer daño a los leones, una internada del extremo por la derecha acababa en un derribo de Balenziaga dentro del área que el colegiado decretó como penalti. El propio jugador griego iba a ser el encargado de poner el definitivo 2-0 desde los once metros. Un penalti que Iraizoz llegó a tocar, pero que no pudo sacar.

Ni tan siquiera que el APOEL se quedara con un jugador menos iba a conseguir que el Athletic se metiera en la eliminatoria. Casi media hora con un jugador menos el equipo chipriota fue insuficiente para que los leones dispusieran de más de una ocasión de peligro. Un gol anulado a Raúl García por falta previa de Asier Villalibre. Mal día eligieron los leones para poner su peor imagen en el césped.